Spanish English

Interlaboris

Interlaboris está formada por un equipo profesional experto en gestión de empresas, relaciones laborales y comunicación corporativa, aplicadas con sentido de servicio, visión de negocio y orientación a resultados.

La buena y la mala reputación

Publicado por en en Actualidad Laboral

El honor es, objetivamente, la opinión que tienen los demás de nuestro valor, y subjetivamente, el temor que nos inspira esta opinión. (Schopenhauer).


En un mundo híper-conectado tecnológicamente como el actual, la reputación personal y profesional viene a ser al mundo de los negocios lo que el alma es al mundo de la espiritualidad, un signo de inmortalidad, un signo de sostenibilidad. La reputación -buena o mala- nos precede y en muchas ocasiones nos trasciende, siendo definitivamente relevante a la hora de cerrar tratos, de buscar alianzas, de establecer precios, de pedir un salario, de ser reconocidos en una profesión, en un oficio…etc.,  piensen sino en que le ocurrirá a cualquier empresario, a cualquier emprendedor, a cualquier trabajador – ya sea por cuenta propia o ajena- si no cumple con las expectativas que fija a través del precio de sus productos o la tarifa de sus servicios…sencillamente que más tarde o temprano se quedará sin clientes o sin trabajo.


Que hoy todo el mundo hable de lo escaso que se presenta el talento en las organizaciones para liderar personas, es a mi parecer, consecuencia del maltrato que durante los últimos tiempos se le ha dado al concepto de la reputación profesional en general. Menospreciada en la última parte del siglo XX como algo que no era necesario para alcanzar éxito en la vida o en los negocios, dejó de tener la relevancia que hasta entonces tuvo socialmente y se instaló la idea de que leyes, contratos, reglas y procesos podían sustituir convenientemente el papel de árbitro que hasta ese momento había ejercido de manera natural la reputación en multitud de interacciones comerciales y personales, perder la reputación ya no era sinónimo de perder cualquier posibilidad de negocio o acuerdo, la mala reputación ya no arruinaba a nadie. Aquellos tiempos en los que la afiliación personal e incluso familiar sustentaba el compromiso de las personas con sus organizaciones y la buena reputación se conseguía con valores tradicionales fue tachado, entre otros, de sistema feudal, propio de generaciones educadas en la pobreza y la carestía…¡menuda idiotez!.

Para casi todo, en la actualidad la situación es drásticamente distinta a la heredada de la última década del siglo XX, también la consideración del papel que juega la reputación profesional y, afortunadamente para aquellos que creemos y defendemos con nuestro trabajo diario que la reputación de uno debe seguir siendo un concepto a tener en cuenta en las interacciones económicas, empresariales, políticas y sociales, la diferencia entre una mala o una buena reputación vuelve a tener consecuencias en un mundo donde la información y el conocimiento se convierten en nuevas fuentes de poder al alcance de todos, en cualquier lugar del mundo y casi de inmediato. Hemos desempolvado conceptos como, contactos y reputación, y los convertimos en los protagonistas para “reclutar” seguidores en las distintas redes sociales que ahora nos acompañan a diario conscientes de la importancia que a la hora de conocer lo que otros piensan de uno tienen éstas en muchas de nuestras actividades profesionales y cotidianas. La tecnología nos une más que nunca. El mundo es más “glocal” de lo que ha sido nunca. Lo viejo vuelve a ser nuevo. Actuar de manera consistente con lo que dices y coherente con la reputación que te precede, ya seas héroe o villano, te acredita ante millones de personas al instante.

Construir reputación será sin duda un componente esencial en esta nueva aventura ya sea del emprendimiento por cuenta propia o ajena, logra y mantener una buena reputación profesional será determinante a la hora de hacer crecer sosteniblemente una actividad con ciertas garantías de éxito. Cuidar los detalles comienza a ser una diferencia importante, las empresas cada vez se fijan menos en las destrezas y más en las características personales y en la reputación. La reputación se convertirá en moneda de cambio en las relaciones personales gracias a su virtud de ser un valor plenamente socializado, todos podemos disfrutar por igual de sus efectos, no entiende de clases ni de posiciones ni de estatus, es tan importante para el empleado como para el ejecutivo, para el pobre como para el rico, para el joven como para el viejo.

Hoy que cualquier trabajo se convierte en una alegría, la reputación profesional vuelve a ser un valor en alza que premiará a quienes mejor la sepan cultivar y comunicar. Piensen por un momento en el tiempo y la complejidad que lleva construir una buena reputación - incluso una mala-  y sin embargo, lo fácil que resulta perderla o lo que cuesta recuperar una mala. Trabajar desde la perspectiva de consolidar una buena reputación profesional y personal es trabajar por un mundo mejor, por un mundo en el que los profesionales se distingan no tanto por el qué o el cuánto sino por el cómo hacen las cosas.

Gerardo González

Última modificación en
Calificar el artículo:
URL de las referencias para esta entrada

equipo 

Interlaboris consultores

Respondemos a cuestiones relacionadas con la gestión laboral y de empresas, 'StartUps' y emprendedores, audit laboral, temas jurídicos y de comunicación corporativa.

Conózcanos

lapices

¿Por qué trabajar con Interlaboris?

10 buenas razones nos convierten en el mejor socio en Relaciones Laborales

Ver

Estamos en

Paseo de la Castellana 173. 8ª Planta. 28046-Madrid.

Tel. (34) 91-5991315

Contactar

StartUp interlaboris Find out more

StartUp`s & Entrepreneurs international services

We are specialists in business management designed to positively transformations that increase operational effectiveness and organizational innovation.

Find out more